Casi todos los aficionados españoles conocemos aquel coleccionable para montar un palacio de muñecas.

Yo me suscribí en su primera edición y lo arrinconé durante todo este tiempo en parte por la decepción que me produjo y en parte porque se me presentaron otros proyectos que me atrajeron más.

Le di muchas vueltas en la cabeza hasta que encontré la forma de aprovechar los materiales que nos enviaron y construir con ellos no un palacio, las dimensiones y distribución de la estructura no me parecían las adecuadas, sino una mansión noble.

Empecé por buscar un sótano cuyas medidas se ajustaran a la base de la casita.

Ahí quería situar la cocina, la despensa - lavadero y el dormitorio del ama de llaves.

 

Busqué inspiración en imágenes de cocinas  y estancias de servicio de mansiones antiguas y adapté las ideas que iba tomando al espacio del que disponía.

Me sedujo la idea de intentar reproducir estas estancias tal y como habrían podido ser en épocas pasadas, aunque siempre me tomo mis pequeñas licencias.

Espero acabar el resto de la mansión antes de la feria de Andalucía 2014 y poder llevarla a la exposición