Esta casita la construyó Ángel (de Casita Mini), por encargo de mi amiga Gloria. La trajeron consigo al bajar a Fuengirola a pasar sus vacaciones y me la dejaron junto con el reto de montarla y decorarla antes de que se volvieran para poder llevársela concluída.

La pinté, solé y empapelé, tuneé los muebles, decoré e intenté configurar los espacios para que cupieran las estancias mínimas para que pareciera habitable.

Es muy pequeñita pero deliciosa; una vez más disfruté como una enana haciendo lo que más me gusta, espero que paséis un rato agradable con las fotos que os muestro.