Ésta fue una experiencia nueva y muy gratificante, por primera vez salían mis miniaturas fuera de España.

Nos pusimos de acuerdo Pedrete y yo para compartir mesa una vez que nos concedieron la oportunidad de exponer nuestros trabajos en Kensington.

De los nervios los dos pero tremendamente ilusionados, por el hecho de conocer una feria famosa, de formar parte de ella y de poder visitar una ciudad como Londres.

Para mí además tuvo un componente emotivo ya que pude ver a mi amiga Belita con la que apenas había coincidido un par de veces en los últimos diez años y regresar a ciertos lugares que me evocaban otra etapa de mi vida ya muy lejana.

Belita nos invitó a permanecer en su casa los días que necesitamos para visitar mínimamente la ciudad y nos agasajó como sólo una anfitriona de auténtica casta sabe hacerlo. De ahí la réplica que hice en miniatura de un mueble que fotografié en su despacho y que Pedrete pintó, se lo entregué cuando ella me devolvió la visita durante la feria de Andalucia 2012.

El Christmas Festival no es tan grande ni tiene la trascendencia del que se celebra en mayo, pero no por eso deja de ser muy atractivo para cualquier aficionado a las miniaturas, la exquisitez de lo que se exponía, el conocer en persona a grandes del mundillo, en resumen, estar en medio de algo tan maravilloso nos llenó el alma de júbilo y nos hizo sentir muy pequeñitos experimentando emociones muy similares a las que sentíamos en la infancia.

Os dejo un reportaje de esos días fantásticos, pocas fotos de la feria, Tomás se nos escapaba enloquecido ante la oportunidad que se le brindaba con su nueva cámara y yo apenas pude utilizar la mía en el recinto.

De nuestras excursiones y paseos sí que quedó remembranza suficiente, Tomás con su súper cámara y yo con la mía de bolsillo nos hicimos la competencia

 

 

 

Coincidimos en el aeropuerto de Málaga con Karina (aficionada austríaca), aunque no compartíamos vuelo sí que nos veríamos en Kensington

Primera cerveza en un pub londinense que resultó tener sólo comida española..........

 

 

Las fotos que sacamos en la feria

 

 

Un paseo por Kensington

 

 

Greenwich con Belita

 

 

José Alesón nos dedicó un día entero, con ese encanto que sabe desplegar hizo de cicerone y nos mostró la preciosa zona donde vive, tuvimos la oportunidad de admirar "Victoriana" en vivo y en directo mientras degustábamos unas deliciosas pastas. Con él visitamos un vivero dispuesto ya con la decoración típica de navidad totalmente british

Después nos llevó al Museo de la infancia donde no dábamos crédito a tanta preciosidad allí expuesta.

 

 

No paramos de corretear y es casi imposible recordar el nombre de todos los lugares que llegamos a ver aquel día, cuando se acercaba su hora de incorporarse al trabajo nos llevó hasta Covent Garden donde, seguro de que no nos perderíamos, se despidió de nosotros hasta el día siguiente por la tarde

 

 

Empleamos la mañana del día siguiente en visitar los sitios más emblemáticos que nos podría dar tiempo: Westminster y la Torre de Londres, rodeamos la Torre de Londres, admiramos el Parlamento y la Abadía, atravesamos el puente ida y vuelta, y se nos fueron las horas voladitas intentando grabar en la retina y con la cámara tanta maravilla como se alzaba ante nosotros; también pasamos un frío pelón que nos helaba las cancanillas.

 

 

Para rematar el día nos reunimos a primera hora de la tarde con José, quien nos llevó a visitar la tienda de Christine Baybars; lo que en apariencia y a la entrada parece una tienda de miniaturas, una vez traspasado el umbral de la zona prohibida, se transforma en un auténtico museo, totalmente abarrotado, con toda suerte de excelsas miniaturas, casitas y escenas que se amontonan polvorientas pero sin perder un ápice de su valor y encanto.

Por supuesto, éste era un viaje dedicado a las miniaturas en su mayor parte..........